Pese a su actitud reservada y parca al dialogar, Juan Carlos Paredes no vacila al momento de exponer lo que piensa. Está consciente de que su marginación de la Selección nacional se debió al bajo rendimiento exhibido este año en sus anteriores clubes: Watford de Inglaterra (entre 2014 y 2017, donde logró el ascenso a la Liga Premier en su primera temporada, pero luego perdió la titularidad) y Olympiacos de Grecia (2017, donde no logró afianzarse en sus 6 meses de estadía). A sus 30 años, la Hormiga insiste en su deseo de retomar el nivel que le llevó a lograr el torneo ecuatoriano con Deportivo Quito en 2011, a figurar como el fichaje nacional estelar de Barcelona en 2013 –que había sido monarca el año anterior– y a adueñarse de la banda derecha de la Tri que disputó el Mundial de Brasil 2014. Hoy en filas de Emelec, Paredes asegura que no habrá ninguna “revancha” mañana en el Clásico del Astillero.

¿Tiene algún sentimiento especial horas antes de enfrentar a Barcelona?
No tengo algún duelo aparte o problema por haber jugado ahí y ahora estar en Emelec. Lucho por la camiseta que visto. Tengo la ambición de ganar el partido porque sé lo que es un Clásico. Incluso, de darse, gritaría un gol.

¿Considera determinantes para las aspiraciones del elenco millonario al partido de mañana, en el estadio Monumental, y el de la próxima semana (15 de noviembre) en el Capwell?
En el equipo creemos que de allá (el escenario amarillo) hay que tratar de traernos un buen resultado. Ganando los Clásicos, vamos a pasar al Delfín –líder del certamen–. No obstante, sabemos que no será fácil. Ellos (los canarios) también van a querer ganar.

A su criterio, ¿cuál es la diferencia entre jugar en Emelec y hacerlo en el acérrimo rival de patio?
Es algo que he conversado con compañeros, amigos y familia. Son muy diferentes. Si bien todas las hinchadas exigen, la azul te da ánimos si el equipo no anota o va perdiendo.

 

¿Cuáles cree que son las opciones de Emelec ante Delfín en una hipotética final, considerando que los azules no han podido derrotar a los cetáceos en los cuatro juegos previos?
Nosotros queremos ganar la segunda etapa y, de haber finales, sabemos que tenemos un buen plantel (para poder imponerse). Sin embargo, cualquier cosa puede pasar. Primero queremos tumbar al Delfín, ganando partidos o tratando de sumar la mayoría de puntos en esta fase y esperando que este no sume.

¿Qué le llevó a tener un declive durante su paso por el balompié de Europa?
En Watford me fue muy bien en el primer año. Luego cambiaron de técnico (llegó el español Quique Sánchez Flores, el mismo que prescindió de Felipe Caicedo en el Espanyol) y, como es normal, fui perdiendo espacio. Eso me afectó bastante. Acepto que bajé el nivel. Entonces tuve la opción de ir a Olympiacos. Al DT que me pidió (el luso Paulo Bento) lo echaron a los pocos partidos. Vino otro (Takis Lemonis) y ya no me hizo jugar más.

¿Se sintió cómodo en Europa o añoraba regresar al fútbol ecuatoriano?
El balompié europeo me gustó bastante. Si se diera la oportunidad de volver, quisiera hacerlo. Es muy competitivo. Las hinchadas siempre llenan los estadios sin importar qué equipo sea.

¿Cómo se sintió este año al dejar de ser citado a la Tri?
Cuando dejaron de convocarme (en duelos ante Brasil y Perú por eliminatorias, en agosto) me afectó bastante. Me dolió mucho en lo anímico. En cualquier caso, si se diera la oportunidad de volver a la Selección, iría con la misma ambición de mis primeras convocatorias.(D)

69 partidos en la Tri
La Hormiga Paredes debutó en la selección de mayores en el ciclo previo a las eliminatorias de Brasil-2014, cita mundialista en la que también ocupó la banda derecha de Ecuador.

Es muy diferente jugar en Barcelona y hacerlo en Emelec. La hinchada azul es distinta: si el equipo va perdiendo o no anota, te da ánimos.

Hubo cambios (a su retorno al fútbol ecuatoriano). Debí acostumbrarme otra vez al ritmo de acá, más pausado que el europeo.
Juan Carlos Paredes, zaguero azul (D)

fuente http://www.eluniverso.com/deportes/2017/11/07/nota/6467917/tengo-ambicion-ganar-clasico