Mirá qué bien te voy a recibir
Le sobran pergaminos a Emelec para soñar en grande. Es más, la historia lo obliga, ya que es el único equipo ecuatoriano que salió campeón en todas las décadas. Con buen nivel doméstico en el último tiempo, no pudo alcanzar la gloria internacional como su compatriota Liga de Quito. Por eso este año, de la mano del uruguayo Alfredo Arias, quieren superar la semifinal alcanzada en 1995.
Por lo pronto, en la liga arrancaron bárbaro. Los Eléctricos son escoltas del líder Delfín y no perdieron en lo que va del 2017: tres empates y dos victorias. Además, para la Copa Libertadores, reformaron en su totalidad el Estadio George Capwell. Y lo reinauguraron con una fiesta a todo trapo que incluyó un partido con el New York City de  David Villa y Pirlo. “Es un placer jugar en un campo con tanta historia y que está precioso”, aseguró el delantero español.
Así que a River la recibirá una cancha a puro lujo por la tercera fecha de la fase de grupos.